Nuevo confinamiento de seguridad en la planta nuclear de Chernóbil, Ucrania

En los alrededores de la abandonada planta nuclear de Chernóbil se ha llevado a cabo la construcción de un nuevo sarcófago. Una estructura de hormigón y acero en forma de arco de 150 m de longitud, 257 m de anchura y 109 m de alto.

Mediante grandes sistemas de rodadura, se ha desplazado a su posición final para cubrir el dañado reactor Nº4, ya cubierto previamente.

El objetivo del nuevo sarcófago es prevenir y evitar la fuga de partículas radioactivas a la atmósfera durante los próximos 100 años. En la financiación de este proyecto internacional han participado, además de la Unión Europea, países como Estados Unidos y Japón.

Para la construcción de este proyecto, de relevancia internacional, se ha utilizado el andamio multidireccional BRIO.

En la primera fase, con más de 18,5 t de material, el andamio BRIO se ha empleado en forma de escalera de más de 50 m de altura. La estructura se ha anclando en el arco metálico. Y para asegurar su estabilidad, se ha fijado a un nivel de 28 m. En su montaje se han empleado contrapesos en la base.

Durante el proceso de izado de la estructura principal del arco, se han instalado andamios BRIO en forma de plataformas de trabajo y sistemas de acceso para el montaje de instalaciones y revestimiento del sarcófago.

Tras la segunda y tercera fase de izado, el borde superior del arco ha alcanzado el nivel de 84,5 m. Se han diseñado y utilizado estructuras de andamio para ser usados en el montaje de la cubierta y muros exteriores de hojas metálicas trapezoidales.

También se ha utilizado el sistema MK en los voladizos de 8 m, mediante estructuras de 2,5 m de altura, lo que ha permitido la preparación del techo sin accesos desde el suelo.

Todas las configuraciones atípicas del andamio han tenido en cuenta los cálculos estáticos de acuerdo a la normativa europea.