La automatización logística abre un nuevo horizonte de Servicios en Consum

Gracias a las soluciones de ingeniería logística ofrecida por ULMA Handling Systems, la cooperativa de distribución ha dotado de nuevos sistemas automáticos sus plataformas de Valencia, Murcia, y próximamente, lo hará en Barcelona. Los nuevos sistemas han mejorado sus procesos y elevado los estándares de calidad en todos los servicios que presta a las tiendas, todo ello en un entorno de máxima productividad y cero errores.

El proyecto de Silla desempeña las funciones de recepción, almacenaje y expedición automatizada de medios palets y palets completos sin palets esclavos, una solución pionera desde el punto de vista logístico. Esta plataforma se sustenta en dos edificios, uno dedicado a silo,  de 5.527 metros cuadrados, con una altura de 30 metros y equipado con 9 transelevadores automáticos con 18.368 ubicaciones, y otro destinado al picking y dispuesto en dos plantas con una superficie total de 8.855 metros cuadrados. Este último edificio consta de 6 elevadores y 12 carros transferidores para la reposición.

Como señala Alfredo Cabrera Soriano, ejecutivo de Organización de Ventas y Logística Alimentación/No alimentación, la nueva instalación no sólo impidió que CONSUM migrase a otra nueva de mayores dimensiones, con el consiguiente ahorro de costes que se ha derivado de esta apuesta tecnológica, sino que ha hecho de su organización una estructura mucho más sostenible, lo que representa un aspecto principal en una empresa perteneciente a la economía social. Fue el año 2013 cuando ULMA desarrolló el sistema logístico de la plataforma de distribución que CONSUM tiene en Las Torres de Cotillas, Murcia, el cual cuenta con un sistema logístico novedoso, tanto desde punto de vista conceptual como de diseño.  La novedad del proyecto se concreta en un sistema de almacenamiento capaz de gestionar las entradas y salidas, tanto unidades de carga de ½ paleta, un ¼ de palet o en euro palet. El sistema está equipado con tres robots que realizan las operaciones de carga/descarga sobre los transportadores dispuestos en la cabecera de entrada (recepción) y salida (expediciones). Además, los robots están diseñados para abastecer automáticamente a las salidas laterales para la realización del proceso de preparación de pedidos.

Para Alfredo Cabrera, tras la experiencia cosechada con ULMA, la automatización se ha convertido en un camino sin retorno a la hora de afrontar nuevas estrategias de servicio al cliente. «El futuro pasa por la automatización. Es la clave para la mejora de la eficiencia de los procesos logísticos, la reducción de costes y la mejora de la productividad», afirma.  Los principales logros cuantitativos y cualitativos derivados para  CONSUM de la automatización pueden identificarse de una forma clara. «Si nos atenemos a las ventajas enmarcadas en la primera categoría, hay que subrayar que los trabajadores se han beneficiado en una mejora de todas aquellas circunstancias en que se desarrolla su actividad. En concreto, se ha reducido mucho el tráfico de máquinas, se ha mejorado su seguridad y se han visto favorecidas sus condiciones laborales».

Asimismo, se ha mejorado el servicio a tiendas, proporcionando formatos de entrega más acordes con las necesidades de los puntos de venta, gracias a la habilitación de envíos que oscilan entre la paleta completa, la media paleta o el cuarto de paleta o, incluso, el servicio a la unidad. En cuanto a los logros de carácter cuantitativo, de la operativa del sistema se deriva una mejora de la productividad y de los ratios y costes logísticos. «Por ejemplo, los errores de picking se han situado en el  0,02 %; la puntualidad del servicio a tiendas se ha elevado al 99 % y la fiabilidad del stock es del  99,8 %», concluye.